En la edad media era costumbre que las parejas,  mirando la silueta de los dragones volar sobre el dorado sol crepuscular, se besaran.

Actualmente ya no hay dragones,  lo único que queda de ellos son algunas letras, solo quedan “drones”. Parece mentira el poder que tienen  dos simples letras juntas, “ag”, el símbolo de la plata.  El poder de la plata  transforma los peores  artefactos del ser humano en grandiosos seres míticos, como los dragones. Una bala de plata también era capaz de acabar con el hombre lobo “El hombre es un lobo para el hombre”.
Quizás la plata cambie todo lo que toca en algo mejor. Si esto es cierto, comprate la alianza de este metal, en prevención de que el amor por dama que deseas esposar, no se convierta en un videoclub sin clientes que rebosa de películas por vivir.

Cuando uno está enamorado está en el estado perfecto, saturado de endorfinas, o sea drogado todo el día, pero encima es gratis, para colmo las produces tú mismo y van directas a la sangre.
Sí es verdad que uno está un poco alelado con tanta química encima, pero se te pone la cara mas guapa, bueno… eso cuando alguien te ha limpiado la baba, porque uno mismo no sería capaz.
Es un estado onírico emocionante. Te hablan pero entiendes nada, lo cotidiano es una aventura porque “no estás donde estás”, puede que entres al metro en Plaza Castilla sin billete, pases cualquier papel por el torno, y te deje pasar.
De camino a casa te encontrarías una moneda de plata brillando de noche en un oscuro callejón, sacarás una soda de la máquina con ella, pero la máquina expendedora te la devolverá, has tenido suerte, bebida gratis.
Te la guardarás como regalo para aquellos labios por los que “nunca estas donde estás”

…y es de plata, no hay problema.

Anuncios